• Área del diseño:  Comunicación Gráfica > Cartelismo
  • Desarrollo profesional: Estados Unidos, América, Asia
  • Años en activo:  +30

BIOGRAFÍA

PORTRAIT00

“El buen diseño consiste en encontrar soluciones

Tomoko Miho

Tomoko Miho (1931-2012) fue una diseñadora japonesa-estadounidense su labor fue premiada con la Medalla AIGA de 1993.

Miho es conocida por su comprensión entre el espacio y el objeto. Tomoko nació en Los Ángeles en 1931 y pasó sus primeros días en el Centro de Reubicación de la Guerra del Río Gila en Arizona.

Asistió a la Escuela de Arte de Minneapolis y la Escuela del Centro de Arte en Los Ángeles donde estudió diseño industrial. Viajo por Europa, donde conoció a Giovanni Pintori (director de Olivetti ), Hans Erni y Herbert Leupin , y visitó la famosa Escuela de Diseño de Ulm . Trabajó en George Nelson Associates, Inc. bajo el Director Creativo Irving Harper al que posteriormente le sucedería. También trabajó para Herman Millermuebles y el Centro de Investigación Avanzada en Diseño (para Container Corporation of America y Atlantic Richfiled Company). En la década de 1980 fundó su propio estudio «Tomoko Miho & Co». Entre sus clientes encontramos al MoMa , Smithsonian Institution , National Air and Space Museum , Fundación Isamu Noguchi, Goulandris Museo de Arte Cicládico de Atenas, Fundación Willem de Kooning, Kodansha International , y Aveda .

El trabajo de Miho destaca por su cartelería dedicada a la arquitectura en Nueva York y Chicago. Ambos, a día de hoy, todavía están en el Museo de Arte Moderno,  en la Biblioteca del Congreso,  y en Cooper Hewitt ,  y fueron publicados en diferentes revistas de diseño como Novum Gebrauchsgraphik . Su trabajo está influenciado por el estilo tipográfico internacional suizo. 

Su contribución al diseño gráfico es mucho mayor que la suma de sus talentos. Sus carteles, libros, catálogos, logotipos, salas de exposición y señalización arquitectónica comparten un denominador común: una amplitud interna que proviene de la relación exacta entre el espacio y la sustancia, entre las imágenes y la información, entre el concepto y los detalles.

Su trabajo beneficia a las personas que usan carteles, folletos, libros, invitaciones y letreros arquitectónicos que diseña. Entran con ella en una relación armoniosa con la información que se les presenta, su forma y su contenido. «Es esa armonía la que crea la claridad sonora de la afirmación que percibimos como una experiencia», escribe, «como un todo significativo, como una unidad, como un buen diseño».